Historia de "Bastardo Real " -- Cap. 2 ...meses antes, querido tio Frank.--

Ir abajo

Historia de "Bastardo Real " -- Cap. 2 ...meses antes, querido tio Frank.--

Mensaje  Daigotsu el Miér Feb 23, 2011 3:29 am

Para el resto del barrio seguía siendo alguien importante, pero solo era una fachada, pues el tio Frank tenia la cartera resentida por mi culpa, las noches eran cuando se hacen mas negocios, y la gran mayoría de ella tenia que jugar con mi papel de cachorro, y para equiparar perdidas busque clientes fiables y rápidos, la parentela de mis compañeros, en su momento pensé que seria buena idea... en aquel tiempo eso era lo que significaba para mi, un juego, por lo menos hasta que el tío Frank me llamo:
- Chico, ya no es el que eras, te has dormido en los putos laureles .-dijo tio Frank.
- Joder, solo hay retrasos nada mas, todo llega a mediados de mes.- respondí.
- Eso no es excusa, sabes perfectamente lo que se te exige, un 30% sobre la base para la familia y estas cumpliendo.- asevero el.
- Vamos tio Fra..- cortándome mientras un puñetazo sonoro cruzaba la habitación.
- No apeles a eso de “Tio” cuando mi cartera esta vacía por tu jodida culpa muchacho.-tomo aire y continuo mas calmado.- dios sabe que te aprecio y esos nuevos clientes se te agradecen, pero he de velar por la parte del resto, así que otro se ocupara de tus negocios.
- No puede ser, joder, esos clientes... son especiales, son allegados y amigos mios, no se los daré a cualquiera .- conteste.
- Eso ya no es asunto mio, tendrás que hablar con el que lleva las riendas de ese negocio ahora.- dijo el mientras se encendía un puro.
- ¿Y ese gran tipo es? .-dije en tono irónico.
- Paolo Mestri.- dijo mientras le daba la primera calada a su puro y se reclinaba hacia atrás.
- ¡Un italiano, un jodido espaggeti como me habéis llamado a mi tantos años!, ¿para que?... ¿para que no me lo cargué por ser italiano?.-tiré el cenicero de la mesa de Frank de un manotazo.- ¿acaso aun no confiáis en mi cerdos?.
- ¡Un italiano, un jodido espaggeti como me habéis llamado a mi tantos años!, ¿para que?... ¿para que no me lo cargué por ser italiano?.-tiré el cenicero de la mesa de Frank de un manotazo.- ¿acaso aun no confiáis en mi cerdos?.

En ese instante el tio Frank empujo su mesa y levantó ese pesado y orondo cuerpo para empujarla contra la pared dejándome a mi aprisionado, a pesar de ser mortal era una puta mula. Tiro su puro al suelo y me dijo mirándome fríamente:
- Vas a acatar lo que te diga, porque esto no es un trabajo, esto es la puta familia, te juro por tu santa madre que mi paciencia llega a un límite, así que tomate las cosas con filosofía y actúa como un hombre.

Algo se revolvió dentro de mi, sabia que tenia que marcar la diferencia de mi verdadera naturaleza, pero esa puta mula había dicho algo que realmente me molestaba, con un movimiento rápido saqué mi 9mm y punté a su jodida frente, en ese instante el sintió como amartillaba el arma y le dije:

- Yo me tomo las cosa con filosofía ya lo sabes.-dije sonriendo mientras mi mirada quedaba reflejada en un espejo cercano, los ojos de un depredador.- pero siempre hay algún bastardo que la caga cuando abre la boca.-apretando el arma un poco mas sobre su sien.- tío Frank... de los muertos no se habla y menos si son de la familia.
- Esta loco Dean, ¿que coño vas a hacer? .-dijo el enfadado, pero sin mover un músculo.
- Comprobar que filosofía tienes tu para esos momentos del mes en que un capullo viene y te da por culo.- dije yo apretando a un mas el arma.
- ¿A quien pretendes acojonar Dean?, se que no dispararas.-dijo el con media sonrisa.
- Veo que me conoces bien, al fin y al cabo somos familia... a ver hasta donde me conoces, di otra vez que no te dispararé y te meto una bala entre ceja y ceja.- dije con voz calmada mirándole a los ojos, después de unos 15 segundos dije.- realmente me conoces tito, te haré caso, veamos que filosofía lleva ese tal Paolo.- dicho esto salí de aquella mesa sin dejar de apuntar a mi tío hasta que cruce la puerta.



... Mi antigua oficia

Por el camino llame a los mios, preguntado por el puto Paolo de los cojones, pero al parecer nadie lo conocía, era un espagueti nuevo en la ciudad, y eso era lo que mas me jodía. No iba a dejar a nadie que no conociera los asuntos de mi otra familia. Fui directamente a mi oficina, véase un antro en la segunda planta de un edificio con una maceta a medio regar, allí tenia mis archivos y todo la documentación del negocio, supuse que el espagueti iría allí tarde o temprano.

Acerté, al llegar a ese piso, el majadero ya estaba sentado en mi escritorio, había algo distinto... un extraño olor en el ambiente, cierto es que el piso había sido limpiado recientemente, olía a lejía, pero había un olor mas, un aroma que se me incrustaba en el paladar y me molestaba. Llegue hasta donde el estaba sentado, el se puso en pie para darme la mano, y quedo sorprendido cuando pase de el y me fui directamente a las ventanas que tenia a su espalda. A medida que las abría le dije:

- Joder, tío cambia de colonia, hueles peor que las rameras cuando van a la iglesia.
- Tu debes de ser Dean.- dijo el muy educado.
- Y tu debes de ser el que se ha traspapelado.- dije yo mirándolo mientras me sentaba en mi escritorio.
- ¿traspapelado?.- preguntó el.
- Sí, se ha producido un malentendido, tu no deberías estar aquí, porque esto es mio, como verás, el confusión es evidente, los clientes de este negocio son mios, y la ultima tanda son clientes de mucha responsabilidad, no se los puedo dejar a nadie que no sea yo.- dije yo en un burdo intento de hablar con formalidad.
- El señor Franccesco me aseguró de que este negocio ya no pertenecía a nadie.-dijo el.
- Francis.-corregí yo.
- ¿perdón?.- pregunto el.
- Que se llama Francis, no Franccesco, puta manía que tenéis de pasar todos los nombres al italiano. Pero vamos, si tienes alguna duda coge el teléfono y habla con el.- contesté.
- Eso haré.- dijo mientras marcaba en su móvil.- Señiore Francis, tengo aquí a Dean, dice que ha habido un malentendido.-dijo el.
-- Ruido telefónico --
- Entiendo se lo diré personalmente.- asintió el.
- Bien, ¿que ha dicho el bueno de Frank?.- pregunté mientras miraba al techo.
- Me ha pedido que le exprese textualmente sus deseos.- expreso el mirándome fijamente.
- Adelante “transmítame” sus deseos.- dije yo con una sonrisa.
- el ha dicho.- tomando algo de aire.- “Dile a ese jodido mamón que prepare vaselina, porque ahora es mi pilingui”.- dijo el con entonación y todo, a lo que a continuación apostilló.- ¿que es pilingui?.
- Una cosa muy fea Paolo.-le conteste yo con el gesto fruncido.
- Mire señor Dean, no quiero problemas, déjeme hacerle una oferta a ver si llegamos a un acuerdo mutuo, usted quiere encargarse de sus clientes, me parece bien, le daré esa confianza, no tengo ningún problema, solo dígame sus direcciones o teléfonos, para saber de quien viene el pago y aplicar la cuota especial que usted les puso, usted se encargara de ellos, visitarlos y tomar sus peticiones y apuestas, a cambio no me dará problemas.- propuso el.
- Realmente no está mal, me interesa llevar personalmente esos clientes, y me gustaría una bonificación a final de semana por la cantidad que son.- dije yo mientras me fijaba en sus ojos, los cuales hicieron que me olvidara de ese maldito olor.
- Hecho.- dijo el extendiendo la mano, la cual yo estreche sin dejar de mirarle a los ojos.
- Da gusto tratar contigo, te avienes a razones, bien hasta mas ver.-dije mientras el asentía.
avatar
Daigotsu
Soldado
Soldado

Mensajes : 17
Fecha de inscripción : 12/11/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.